post blog greenwashing moda

La moda también utiliza trucos sucios, Greenwashing en industria textil

Hasta ahora te he hablado del Greenwashing en diferentes industrias de manera general; y hoy es el día de contarte qué es lo que hacen las empresas de la moda entorno a este tema tan presente, a la vez que invisible.

Antes de empezar, me gustaría aclararte que la información que te comparto es información pre COVID-19. Al final del post he recopilado las diferentes noticias sobre la industria textil una vez iniciado este cambio radical de vida por el confinamiento y el cese de la actividad laboral. Las condiciones laborales en países como Bangladesh o China se han agravado; nada cambia de la noche a la mañana y menos un sector con una cadena de suministros tan grande. Como te digo, al final del post te comparto información más actualizada.

Muchas preguntas me vienen a la cabeza cuando me da por filosofar sobre la vida sostenible y el mundo en general:

  • ¿Podemos creernos los informes de sostenibilidad que algunas empresas dicen tener?
  • ¿ Cuál es el porcentaje de sostenibilidad que tiene la empresa en realidad?
  • ¿Puede ser sostenible una empresa con una gran producción y generando más ropa de la que se vende?

Greenwashing en la industria textil

Greenwashing en la industria de la modaDefinitivamente no es sostenible y muy difícilmente puede serlo si se sigue con ese modelo de negocio donde al año se lanzan hasta 24 nuevas colecciones. Las empresas textiles son totalmente conscientes de ello (y de muchas barbaridades más) pero nos quieren enseñar que empiezan a ser sostenibles … nada más lejos de la realidad. Sus campañas de marketing son tan potentes que nos engañan y nos hacen creer que si lo son.

En el sector de la moda hay falta de transparencia en general. Es una industria (tal y como está montada actualmente) que se realiza en países sin muchas leyes protectoras de los derechos humanos y que requiere de muchos proveedores, transportes e infinidad de personas; haciendo que sea a veces muy difícil saber de donde vienen ciertos productos o cómo han sido tratados.

Según estudios “las empresas se gastan más dinero en contar que tienen una línea de ropa más ecológica que en pagar a todos sus trabajadores/as”. Cada vez más marcas están lanzando colecciones más verdes; pero estas colecciones son un porcentaje muy pequeño en comparación al resto de su producción. Unas cuantas prendas al año no es suficiente para remediar el daño que están produciendo. Lo malo es que dejan un mensaje erróneo a la persona consumidora que, a nivel inconsciente, se cree que la marca que compra está haciendo algo de verdad por el medio ambiente.

Lo que hacen las marcas de moda para parecer más ecológicas.

1- Zara fijó una promesa demasiado cercana: pretendía utilizar tejidos 100% sostenibles para 2025. Todas y todos sabemos que, incluso en la era pre COVID, esto era bastante improbable que sucediera. Recuerda que con producciones tan, tan grandes y rápidas es imposible que pueda existir la sostenibilidad. Hay estudios que dicen que en 2015 esta empresa generó 16.030 toneladas de residuos textiles. Para que te hagas una idea más real de lo que son las 16.030 toneladas, te doy unas comparaciones:

Elefante africano: 9 toneladas.
Hipopótamo: 3.5 toneladas
Submarino U505: 700 toneladas
Torre Eiffel 10.000 toneladas
Torre de Pisa: 14.000 toneladas

2 – H&M tiene en su página web un espacio dedicado a la “sostenibilidad del producto”; allí ofrece algo de transparencia dando el nombre de las empresas y fábricas implicadas en la producción de sus prendas. También explica las diferencias entre los materiales utilizados e invita a sus clientes a que reciclen la ropa.

Parece que tienen cierta voluntad de cambio aunque a pesar de los pesares sigue estando presente, de forma masiva, en países en los que la mano de obra es barata.

Además, las líneas que sacan más sostenibles se siguen produciendo en cantidades enormes que no se acaban de comercializar todas porque tienen taras o son excedentes; así que lo que sobra acaba quemado con la consiguiente contaminación atmosférica.

3 – Mango sacó una colección llamada “Committed” en el que prometían cuidar el medio ambiente y usar tejidos ecológicos. Esta marca suele utilizar certificados no muy fiables para las asociaciones de moda sostenible. También perseguía el objetivo de conseguir que el 50% del algodón que utiliza fuera sostenible en 2022.

Fashion Transparency Index

Greenwashing en la industria de la moda - Fashion Transparency Index
Fashion Transparency Index

Esta tabla es una iniciativa de Fashion Revolution. Es una forma de incentivar y empujar a las principales marcas a ser más transparentes en sus políticas, prácticas y cadena de suministro. Se muestra quién revela mayor cantidad de información. También podemos apreciar de una manera muy visual cuál es el porcentaje de transparencia de otras marcas. En la tabla verás como Mango es/era una de las marcas menos transparentes que hay, al menos al inicio del 2020.

Recordemos que transparencia no es igual a sostenibilidad. El que las empresas compartan su información no significa que estén actuando de manera sostenible y ética, aunque es un pequeño primer paso. Sin transparencia no podemos ver ni proteger a las personas más vulnerables y al planeta; la falta de transparencia cuesta vidas, así de claro.

Te invito a que mires bien la tabla y la compartas, de esta forma podemos ejercer nuestro derecho a obtener más información. 

Esta es la información actualizada de las prácticas en la industria textil durante la pandemia:

Blanco Morado Azul Arte Exposición Blog Banner

En Marzo, a medida que el mundo se apagaba, también lo hacían las frágiles cadenas de suministro de la moda. Las ventas cayeron en picada con todo lo que eso conlleva en una industria con tantoxs intermediarixs y fabricación en países con pocas regulaciones.

H&M (que la menciono un poco más arriba), frenó a principios de la pandemia su producción de ropa y se comprometió a pagar todos los pedidos terminados y en producción.

Esta marca estaba empezando a estar un poquito más cerca de conseguir el aprobado en la lista de lxs buenxs y malxs del Consorcio de los Derechos de lxs Trabajadorxs,; pero ahora lleva un punto negativo por sus prácticas durante el confinamiento. Este Consorcio ha creado un ‘rastreador COVID-19’ para poder tener más controlado el tema de los pagos a proveedores.

Levi Strauss, que se une a marcas como Topshop , C&A, Gap y Sears al no comprometerse a pagar en su totalidad todos los pedidos completados y en producción de Bangladesh; ya sea cancelando los pedidos directamente, negándose a pagar, exigiendo descuentos retroactivos o extendiendo significativamente las condiciones de pago. Un portavoz de Levi’s aseguró que “algunos horarios pueden necesitar ser ajustados debido a la crisis actual”, aunque el gigante de los vaqueros está “asumiendo toda la responsabilidad de todos los pedidos terminados, listos para enviar y en curso”.

También se ha comprometido a utilizar las materias primas que los proveedores ya han recibido para pedidos de productos en temporadas posteriores; en las que espera volver a centrarse a medida que las tiendas y los socios mayoristas se reabran y la demanda de los consumidores revive. Aunque la verdad, no hay más información sobre si esto se ha llevado a cabo o no.

Levi’s es una empresa grande y rentable que salió a bolsa con éxito, reportó un ingreso neto de casi ¡$395 millones en 2019! Vamos, que tiene la capacidad financiera para poder cumplir con sus obligaciones y a tiempo.

La industria textil y las marcas de moda post COVID-19

Hasta la fecha, las marcas y los minoristas han cancelado más de $ 3 mil millones en pedidos, el equivalente a 982 millones de prendas según la Asociación de Fabricantes y Exportadores de Ropa de Bangladesh.  Hay una estimación de $ 5 mil millones en pérdidas irrecuperables para el sector en el país; lo que pone en peligro los medios de vida de sus 4 millones de trabajadores.

Está claro que este diminuto virus ha hecho tambalear los cimientos del sistema y modo de vida actual. También sabemos que llevará su tiempo que el planeta se recomponga a nivel económico; ahora hace falta tener bien claros nuestros valores para encaminarnos hacia una economía más sostenible y circular.

¿Te animas a disfrutar de los beneficios de esta economía circular ?
¿Cómo crees que va a cambiar la industria de la moda?
¿Seguirás comprando a las mismas empresas que lo hacías antes de la pandemia?

Fashion Revolution week -¿Quien hizo mi ropa_ ¿Who made my clothes _ vf

La importancia de la Fashion Revolution Week

La vida sigue pese a estar en confinamiento, y esta semana de abril nos trae los recuerdos y conmemoraciones de la gente que sufre las consecuencias de una moda rápida. Y es que esta semana es la Fashion Revolution Week; una semana donde la moda (más consciente) se revoluciona y pide a gritos un cambio.

Pese a que lleva ya 7 años celebrándose, y se ha creado todo un movimiento muy activo en todas las partes del mundo, es posible que no sepas bien de que va; así que te traigo algo de su historia, su misión y sus objetivos.

¿Qué es el Fashion Revolution?

El 24 de Abril del 2013, unas 1,130 personas murieron cuando el complejo de fábricas Rana Plaza colapsó en Dhaka, Bangladesh. 2,500 más fueron heridos. Las personas atrapadas bajo esos 8 pisos estaban trabajando para marcas de moda conocidas; en uno de los muchos accidentes por negligencia que invaden la industria de la moda.

Fashion Revolution nació ese día; fue como una llamada para luchar contra un modelo que no se sostiene. El costo de la moda no debería valer la vida de alguien, ni el impacto ambiental tan brutal que trae la industria textil. Pese a que hay mucho que cambiar ( y más ahora con la crisis del corona virus), este movimiento ha abierto una ventana para un cambio significativo. El Fashion Revolution llegó para quedarse.

Utilizamos la ropa casi desde el principio de nuestra existencia; pero no siempre ha sido producida y consumida como lo estamos haciendo ahora. Desde los años 80 se empezaron a copiar estilos de pasarela muy rápido, con un coste de producción bajo y poniéndolos en tiendas en poco tiempo. Hacia el 2005, la moda ya era un gran negocio en todo el mundo; la producción se había trasladado a países con salarios más bajos, menos regulaciones y protecciones hacia lxs trabajadorxs (especialmente mujeres) y el medio ambiente.

¿Porqué sumarnos al Fashion Revolution?

Hay varios frentes en los que se enfoca Fashion Revolution que aquí te explico.

  • DERECHOS HUMANOS Y CONDICIONES DE TRABAJO

Fashion Revolution week -¿Quien hizo mi ropa? ¿Who made my clothes _ 2La moda es uno de los sectores más influyentes en cuanto a tema financiero, tendencias, creencias, actitudes, identidad y cultura. También es de las industrias con más trabajo intensivo; donde intervienen muchas personas que se dedican a la agricultura, fábricas, diseño, producción artesanal, producción masiva, transportistas, venta…

Lo que denuncia Fashion Revolution son las condiciones de trabajo donde la explotación y violación de derechos humanos sigue estando presente en demasiados lugares; con horas extras obligatorias, falta de seguridad, mala salud, discriminación y acoso sexual … En realidad no hace falta irse muy lejos, ya que este tipo de problemas existen en países del norte también.

Aunque ya hace 5 años de este informe, quiero compartirlo para que quede más claro cómo funcionan las marcas en cuanto a su producción y el descontrol que llevaban en ese momento (por desgracia no se diferencia mucho de ahora). El informe ‘Behind the Barcode’ encontró que “… de 219 marcas encuestadas el 91% no tenía pleno conocimiento de donde provenía el algodón que utilizaban; el 75% no sabe la fuente de sus telas y solo la mitad tenía en cuenta donde se cortan y se cosen sus productos. Si las empresas no saben cómo y dónde se hace su ropa, entonces no hay manera de que se aseguren que los derechos humanos están siendo protegidos en sus cadenas de suministro.”

36 millones de personas viven en esclavitud moderna y muchxs trabajan para marcas occidentales.

  • RESIDUOS

Los residuos son una de las problemáticas más grandes para la industria de la moda y los textiles. Sólo el 20% de los textiles se reciclan cada año en todo el mundo.

Se pueden clasificar en dos tipos:

1) Pre-consumo: materiales sobrantes de la producción de prendas de vestir. Una fábrica textil puede producir entre el 5% y el 25% de residuos textiles pre-consumo en su producción anual total.

2) Post-consumo: es lo que se descarta por los consumidores después de su uso.

  • AGUA, QUÍMICOS Y CARBÓN

El algodón representa el 90% de todas las fibras naturales utilizadas en la industria textil; y se utiliza en el 40% de las prendas de vestir producidas en el mundo. Requiere una gran cantidad de agua. Una camisa de algodón utiliza alrededor de 2,700 litros de agua, la cantidad que normalmente bebemos durante un período de 3 años. Además, el algodón no orgánico utiliza el 22.5% de los insecticidas del mundo y el 10% de todos los plaguicidas; que es el 2.5% de la tierra agrícola del mundo.

El 17-20% de la contaminación industrial del agua proviene del teñido y tratamiento de textiles; y un estimado de 8,000 productos químicos sintéticos se utilizan para convertir la materia prima en productos textiles. Estos residuos pueden ser cancerígenos, tóxicos, mutágenos y tienen efectos perjudiciales en los sistemas reproductivos humanos.

  • PÉRDIDA DE CULTURA Y HABILIDADES

El patrimonio artesanal va desapareciendo. Debido a la fabricación en serie, corremos el riesgo de perder las técnicas antiguas que se transmiten de generación en generación en comunidades de todo el mundo. Tenemos que dar valor a estas artesanías que poco a poco están muriendo, y hacer más por conservar las culturas y técnicas tradicionales.

  • CONSUMO EXCESIVO

La forma en que consumimos ropa ha cambiado en los últimos 20 ó 30 años. Compramos un 400% más de ropa y pagamos menos. Más de 80 mil millones de prendas se producen cada año

Siempre han habido dos colecciones de ropa al año; ahora llegan a las tiendas cada una o dos semanas.

  • TRANSPARENCIA Y TRAZABILIDAD

Es mucho lo que se oculta dentro de la industria de la moda debido a su dimensión y complejidad. El público desconoce cómo funciona todo; desde la fibra, hasta el producto final. Además de que no sabemos que ocurre con la ropa cuando nos deshacemos de ella.

Necesitamos más transparencia. Ésta implica apertura, comunicación y rendición de cuentas. La transparencia es un enfoque para hacer negocios y un comportamiento profesional. La transparencia es un medio para una mejor industria, no un fin en sí.

Nosotros queremos confiar en que lo que compraremos no esté hecho de la escasez de la vida de alguien más o de destrozar el medio ambiente.

¿Cuántos litros de agua contaminada o personas esclavas hacen falta para que nos demos cuenta de la necesidad de un cambio?